Dominando a mi asis...
 
Notificaciones
Vaciar todo

Dominando a mi asistenta personal.


mundoriki77
(@mundoriki77)
Miembro Activo Autor
529 Créditos
Registrado: hace 1 año
Respuestas: 6
Topic starter  

Me presentare soy Pedro, trabajo en una multinacional y hace unos meses me trasladaron de Madrid a Barcelona. El puesto y el sueldo era irrechazables, así que accedí a pesar de que mi mujer y mis hijos se quedaban en Madrid. Desde la empresa me facilitaron mucho las cosas, hasta el punto de ponerme una asistente personal, que facilitara mi adaptación a la ciudad en los primeros días. Yo creía que no me hacía falta e incluso pensé en rechazarla, pero finalmente accedí, ella se encargaba de llevar mi agenda y de guíame por la ciudad.

 

A priori me pareció innecesario e incluso me incomodaba, pero resulto ser una bendición, me tramito el alquiler de un pequeño apartamento, llevaba mi agenda tanto laboral como personal, me recomendaba gimnasios, tiendas, restaurantes, recogía mis camisas de la lavandería…etc. En fin todo tipo de tramites.

Aunque hablaba con fluidez el catalán por el acento creo que era latina, muy morena, pequeñita  y algo culona, resuelta pero a la vez algo tímida, aunque no era una preciosidad destacaban sus pechos y sus grandes caderas, debía tener sobre unos 35-40 años.

 

Al principio, yo no le mandaba nada y era ella la que me iba proponiendo cosas…pero poco a poco me acostumbre a mandar e incluso disfrutaba con ello, comencé a mandarle cosas que ella no tenía porque hacer; le pedía que recogiera mi ropa sucia, que me hiciera la compra, e incluso si coincidíamos por casa que me sirviera una cerveza…creo que me daba morbo mandar y ver como accedía a todo.

 

Un día después de una reunión, hacia un calor insoportable y llegamos a casa totalmente sudados, Mariam llevaba una camisa blanca que le trasparentaba ligeramente un sujetador negro y las transparencias se hicieron mucho más evidentes con el sudor, cuando subíamos en el ascensor yo no podía despegar mi mirada de su cuerpo.  Llegamos a mi casa y después de organizar la agenda del día siguiente de despidió:

-Si no desea nada más, yo me voy para mi casa. Hasta mañana.

-Espera hace mucho calor, me podrías servir una cerveza fresca.

-Perdone señor Pedro, ya hace días que se lo quería decir, yo se la sirvo encantada pero estas cosas no entran dentro de mis obligaciones. No se enfade, pero lleva días tratándome como a su criada y yo soy su asistente personal, si quiere puedo contratar una asistente de hogar para que además limpiar la casa le sirva y le cocine. Hasta ahora se la he servido muy a gusto, porque ha sido muy amable conmigo pero este no es mi trabajo.

-De acuerdo lo entiendo no te enfades, pero entonces tomate una cerveza conmigo, que hace mucho calor, para irte con esa sudada que llevas.

 

Ella se sonrojo al ver que llevaba toda la camisa sudada pegada a su cuerpo, fue a la cocina y saco dos cervezas al salón.

 

El morbo de verla traer aquellas cervezas heladas, me cegó y saco lo peor lo de mí!!! Mi actitud amable y mi tono cambiaron:

-Mariam quítate la camisa y ponla ahí a secar, esta toda sudada.  Ella hizo que no oía lo que había dicho, pero insistí con voz firme: Mariam quítate la camisa!

-Perdone??  No lo veo apropiado.

-Y que ves apropiado estar en mi salón así de sudada?.

-Es usted el que me ha invitado, si quiere me voy.

-No quiero que te vayas, quiero que te quites la camisa.

-No voy a quitármela, no quiero quedarme en ropa interior delante de usted

-Como quieras, mañana les diré en la empresa que te despidan, que eres una ineficiente y durante estas semanas lo he tenido que hacer yo todo

-Pero No puede hacerme esto!! Eso no es verdad.

-Pues quítate la camisa, es tan simple como eso.

 

Se quito la camisa y se quedó frente a mí en sujetador, sus tetas estaban algo caídas para su edad pero eran mas grandes de lo que dejaban entrever. 

-Ves, no pasa nada, vamos a tomarnos la cerveza.

 

Aquello la relajo, y tomamos la cerveza tranquilamente, sobre todo cuando vio que yo no intentaba nada más. Termino su cerveza y me dijo:

-Si no quiere nada más me voy a mi casa.

-Ok, pero antes traerme otra cerveza, le dije con voz mas más amable.

 

Ella al ver el tono, sonrió y fue a la cocina a por otro cerveza. Cuando volvía, en sujetador y  con la cerveza en la mano, saque mi móvil y le hice una foto.

-Pero que hace??? Porque me hace una foto!!! Bórrela por favor.

-Es para demostrarles en la empresa que en lugar de una asistente personal me han mandado una putita.

-Pero señor, eso no es verdad!!! Usted me obligo a quitarme la camisa.

-Pues en esta foto no es lo que parece, no se te ve muy forzada. Mira hasta sonríes!!!  

-Pero que es lo que quiere?, que pretende con todo esto? porque me hace esto?.

-Porque quiero convertirte en una verdadera asistente personal, voy a enseñarte lo que hace una asistente. Haremos un trato, esta semana harás todo lo que te diga, y te prometo que si después de una semana quieres dejar el trabajo podrás hacerlo y no solo no diré nada, también te recomendare.

Vamos, tranquila solo será una semana y te prometo que además la vas a disfrutar. De momento quiero que te quites los pantalones y me dejes ver si tus bragas van a juego con el sujetador. Así veré si también están tan sudadas como tu camisa. A que esperas le dije levantando la voz!!

 

Finamente accedió, bajo sus pantalones y quedo en ropa interior frente a mí, pero comenzó a llorar y gimotear. Y yo me asuste un poco.

-Me acerque y comencé a rozarla, Porque lloras ahora, no te he hecho nada??

-Porque  no puede hacerme esto, lo denunciare por acoso.

-Esta bien, no soy ningún abusador vamos a hacer otro trato, yo estoy muy caliente y creo que tú también

-Pero que esta diciendo!!!

-Yo mirare si estas caliente…, y si no lo estas haremos como nada hubiera pasado. Pero si estas tan caliente como creo, accederás a estar esta semana conmigo haciendo lo que yo te orden.

-Acepto. Vamos mire lo que usted quiera y déjeme irme. Es un usted un cerdo.

-No tan deprisa, le dije sonriendo. Siéntate en sillón y dame dos segundos.

 

Ella se sentó en el sofá, yo me arrodille frente a ella, cogí su pie y lo descalce. Después lo acerque a mi cara y lo bese, note como un escalofrío recorría el cuerpo de Mariam. A pesar de que estaba sudado, saque mi lengua y la pase por su dedos, sin dejar de mirarla. Ella apartaba la mirada, fui subiendo, bese sus tobillos, su rodillas y abrir ligeramente sus piernas. Ella tenía la carne de gallina, y estaba totalmente rígida. 

-Vamos relájate, te prometo que cumpliré mi palabra y si no estas caliente podrás irte.

-Pero no puede hacerlo así, esto no me lo había dicho.

 

Subí por su entrepierna dando pequeños besos, y me acerque a sus braguitas de encaje negro, bese a su alrededor, casi podía oler ya su sexo.

-Pero que va a hacer?? Esta haciendo trampas. 

Retire su braguita ligeramente y puede ver toda su raja lubricada, sin haberla tocado su coño ya era una fuente.

-Ahora voy a meter mi lengua y ver si estas caliente. O prefieres decírmelo tu??

 

No contesto, tan solo soltó un pequeño gemido y cerro sus ojos dejándose hacer, yo metí mi lengua y pude comprobar como estaba totalmente mojada.

Me recree y lamí su clítoris y su coño, aunque estaba sudado la cantidad de fluidos hacia que su sabor fuera dulzón y agradable. Ella estaba con los ojos cerrados, resignada a su calentura y creo que comenzaba a disfrutar de la situación. Después de unos segundo le dije:

-Y ahora que hacemos?? No solo estabas caliente, es que has mojado como una perra.

-No lo sé, usted manda creo que tendré que aceptar su trato y obedecerle esta semana.

-Así me gusta, buena chica, de premio voy a terminar lo que he empezado.

 

Volví a acercar mi cabeza a su coño y comencé a jugar con mi lengua en su clítoris, estaba durito totalmente excitado, intercalaba mis juegos en su clítoris con grades lametones en su coño que limpiaban sus fluidos, en pocos minutos pude sentir los espasmos y como llegaba al orgasmo, fue delicioso.

Seguí chupando ahora un poco más despacio y fui bajando con mi lengua cada vez más abajo hasta llegar a su culo, ella tenso su cuerpo y me impidió el paso. Volví a subir hacia su coño para que se relejara, levante sus piernas para que su culo quedara más expuesto y comencé a lamerlo. Sabia fuerte, mezcla de la sudada que llevamos, los fluidos que habían resbalado por él, y porque ya era última hora del día y estaría algo sucio. Me recree con aquel sabor y aquel olor. Ella ya no se resistía y solo soltaba gemidos de placer, hasta que de repente pare en seco y le grite:

 

-Te crees que una asistente personal puede llevar así el culo??

-cómo señor? a que se refiere?

-Así de sudado y así de sucio,

-Perdone pero yo no quería que me lo chupara, ha sido usted!!! Hoy me he duchado pero ha sido un día muy largo.

-Seguro que no querías? pues para no querer has gemido como una zorra, y no he visto que te resistieras mucho

-Pero señor yo creía que debía obedecerle.

-Esta bien, ya te lo he limpiado, no te quejaras!!! Ahora serás tu que me limpies mi pene.

 

Me levante me puse frente a ella, baje mi boxer y puse mi polla frente a su boca,

-Vamos a que esperas!!! Límpiala.

Ella empezó chupar, la verdad lo hacían realmente bien, mi polla estaba mojada y limpio todo mis fluidos, de vez en cuando la animaba y la humillaba. Y empujaba su cabeza con fuerza contra mi pene

-Así muy bien,  si es que eres un putita, se nota que disfrutas!! Vamos y los huevos chúpamelos también. UMMM eres toda una experta. Vas a ser una asistente de primera.

 

Yo ya iba a correrme así que tuve que frenarla. Vale así esta bien o vas a conseguir que me corra y no querrás que lo haga en tu boca.

-No señor, muchas gracias.

-No me des las gracias, voy a correrme en tu culo, mereces un pequeño castigo por llevarlo así de sucio.

-No por favor, mi culo no!!! Cuando lo he hecho con mi novio me duele mucho.

-Pues tendremos que remediarlo, después de esta semana tu novio podrá follarlo sin problemas.

 

Le di la vuelta y la puse contra la mesa, me arrodille detrás de ella y abrir sus nalgas. Primero tenía que lubricarlo, volví a meter mi lengua en él y al mismo tiempo con mi mano frote los flujos que caían de su coño caliente por su culo, hasta dejarlo bien lubricado. Finalmente me levante, apoye mi penen en aquel agujero y presione con fuerza.

Entro de un solo golpe, y Marian soltó un grito, pero la verdad que había entrado hasta dentro con bastante facilidad gracias a lo lubricado.

 

Empecé a follarla, lo hacia despacio para no hacerle daño, y poco a poco aquello empezó a entrar y salir sin problema.

-Ves putita, como tu novio no sabía hacerlo, mira lo bien que entra. La tienes toda dentro. Uff que culo tienes!!! Comencé a azotarle suavemente las nalgas.

 

Ahora quiero que toques tu clítoris mientras yo te follo el culo, ella no decía nada pero obedeció, se notaba que lo estaba disfrutando porque rápidamente comenzó a gemir.

-Ves ya te dije que ibas a disfrutar mucho esta semana!!! Y esto solo ha empezado!!! Cuando termine serás toda una asistente personal, mejor dicho toda una puta!!! Me corro Mariam no puedo más!!!

-Siii ummm yo también!!! Vamos démelo todo.

 

Aquellas palabras me pusieron a mil, había conseguido que reconociera que estaba gozando, y este era parte de mi plan para emputecerla. Le di un par de empentones más y solté toda mi leche en su culo!!. Dejándome caer en sofá que estaba detrás, ella se incorporó de la mesa y me dijo:

-Estoy chorreando, voy a lavarme antes de macharle algo.

-Espera antes de lavarte tú, tendrás que limpiarme a mí, no??? Vamos limpia los restos de leche de mi pene y puedes ir a lavarte.

Ella se arrodillo como pudo en el suelo sin abrir mucho las piernas para que mi leche no saliera de su culo y comenzó a lamer mi polla. Pensaba que le daría asco, pero ahora lo hacía sin ningún pudor, incluso levantaba la vista para ver mi cara, eso significaba que podía subir un nivel mi humillación.

 

-Muy bien, así está bien. Ahora quiero que te vistas y te vayas, mañana vendrás una hora antes de ir a la oficina para comenzar con tus nuevas labores.

-De acuerdo voy a limpiarme y me voy.

-Limpiarte??? Quiero que vayas así a tu casa, para que recuerdes tu nuevo trabajo.

-Pero su leche está cayendo por toda mi pierna, no puedo irme así. 

-Quiero que recuerdes como has gozado, lo caliente que te has puesto y lo perra que eres, si llevas ahí mi leche seguro que no lo olvidas!!!

-No se porque me hace esto!!! Deje que me limpie por favor.

-Venga no te quejes, que lo estas gozando igual que yo. ¿O no te da morbo pensar que el taxista o tu novio puedan darse cuenta??? Estoy seguro que la idea de que  puedan llegar a olerte y darse cuenta te pone tan caliente como a mí. 

 

No dijo nada pero por el brillo de sus ojos puede ver que la idea no le había disgustado. Recogió su bragas y se las puso, solo abrir las piernas un pequeño chorretón resbalo por ellas, después se puso sus pantalones y la camisa.

Cuando estuvo vestida me acerque y la bese, me sorprendió que ella me correspondió, parecía que aquello le empezaba a gustar. Tal vez había encontrado una toda una sumisa? 

-Tu boca huele y sabe a polla, y tu cuerpo apesta a sexo. Creo que estas lista para ir a tu casa.  Hasta mañana Mariam. Mañana te espero a primero hora.

-Adiós jefe, aquí estaré.

 

Chicas si les ha gustado pueden escribirme a [email protected]

Continuara.


Citar
Compartir: