de cuando me vendí ...
 
Notificaciones
Vaciar todo

de cuando me vendí por un favor


rubykela
(@rubykela)
Nuevo Miembro Autor
161 Créditos
Registrado: hace 2 años
Respuestas: 1
Topic starter  

Primero: de cuando me vendí por un favor

El mundo sexual la premisa es muy clara...... obtener el máximo placer en cada experiencia.

Yo creía que ya había experimentado en su totalidad......pero no era así.

Por azares del destino y de verdad lo digo textual por azar me coloque en una situación......digamos diferente.

En un momento de mi vida yo necesita solucionar algunas cuestiones personales y existían personas dispuestas a abrir el camino. Pero como nada en la vida es regalado, esto tenía su precio y no era exactamente dinero, el precio era sexo.

Siempre he sido una mujer caliente ávida de nuevas experiencia, ya había vivido según yo, de todo.......pero me equivoque.

Por eso cuando estas personas me propusieron tener sexo, no tuve inconveniente ni reparo alguno, pese que la oferta y la propuesta era hacerlo con los dos y de manera solo anal.

No tengo pudor al respecto de hecho me gusta que me den por ahí, inclusive me gusta la sensación de que terminen en el culo.

No esperaba que tuviera que hacer solo eso. De hecho para generar una atmosfera más segura para mí, les propuse que lo hiciéramos un buen rato y si deseaban más, yo estaba dispuesta a coger.

En mi interior sabía que no solo pasaría lo que pedían.

Inclusive en algún momento tuve cierto temor.

Nos dirigimos los 3 a un hotel de paso.
Las dos personas por cierto no eran desconocidos, ya eran grandes casi llegándole a los 50.

Se les veía libidinosos y morbosos a más.

Y no eran nada agraciados pero si muy calientes.

Como era de esperarse me subí al auto en la parte trasera con uno de ellos.

De manera sistemática comenzó o mejor dicho comenzamos a cachondear la que iba atrás conmigo y yo.

Obviamente el conductor iba viendo toda la acción por el espejo retrovisor, jadeaba ante la visión, su respiración se hacía cada vez más agitada, podía oler nuestros jugos escurriendo por nuestras piernas

Yo comencé a besar de manera muy apasionada a mi extraña acompañante.

De forma simultanea ella comenzó a meter sus dedos por en medio de los botones de mi blusa, al ritmo que metía su lengua hasta mi garganta.

Empezó a desabotonar mi blusa y a tocar mis tetas por debajo del sostén. De vez en vez yo abría los ojos y me encontraba con la mirada lujuriosa de esa extraña mujer.

En el trayecto ya podía imaginar cómo me cogerían, era una mezcla de desconfianza y deseo. Creo que era mayúsculo este último. Imaginaba que tendría una verga en el culo mientras ella me obligaba a chuparle la vagina tomándome del cabello.
Podía visualizarme siendo cabalgada salvajemente con el culo desgarrado y una suave lengua dándome placer y ardía de deseo y ansiedad.

Nuestro destino era algo retirado o por lo menos así lo sentí. Mi vientre pedía sexo!!!

Yo cada vez ya más caliente con los besos y las caricias. Empecé a sentir como el hombre estiraba sus manos para tocar mis piernas, las cuales iban descubiertas y yo las abría insistente para que llegara más arriba justo al punto donde ardía mi deseo.

En un semáforo sentí como subió mi falda y retiró a un lado mi ropa interior de manera que pudiera meter sus gruesos dedos en mi vagina.

Para ese momento ya me encontraba muy mojada. Situación que aprovecho para masturbarme muy rico.

De un jalón me quito los calzones.......

Habíamos llegado a nuestro destino.

El estacionamiento estaba directo al cuarto.

Para ese entonces mis acompañantes ya estaban chorreando.

A ver putita. Vamos a ver qué tal se mete su verga en tu culo rico.

Porque ya todo el camino viniste calentándonos.....así se refirieron.

Así que como te gusta tanto parar vergas. Te vamos a dar por todos lados para que las disfrutes.

Uno me retiro la falda. El otro me quito blusa y sostén. Así que de inmediato quede desnuda.

Empezaron a manosearme y sabía que ahí comenzaba todo.

Estaba yo nerviosa. Pero más excitada......

Comencé a chupársela al que venía manejando. Mira que paradita me la pusiste zorra, me incline de rodillas en un sillón mientras la que venía atrás conmigo me lengüeteaba toda

Tremendos lengüetazos que me daba. Metía su lengua hasta el fondo y con sus dedos abría mi culo.

La verga que tenía en mi boca estaba muy caliente y rica. Se la estaba yo chupando con muchas ganas. La que estaba atrás conmigo pellizcaba mis pezones.

Y así me la dejo venir.

Al ritmo que yo chupaba metía sus dedos en mi vagina haciéndome terminar con un rico orgasmo.

De pronto…cambiamos posiciones y sin saber cómo ahora era yo quien metía mi lengua en su vagina

Mi suposición era cierta.

Sería una larga noche de sexo
Esta podría ser la continuación de mi historia o quizás realmente el principio.

Como refería antes me encontraba con esas dos amantes ocasionales iniciando un encuentro sexual casual en un cuarto de hotel. Yo estaba realmente excitada con la situación por lo diferente.

Nunca había tenido sexo por conseguir algo......me sentía mercancía, objeto y eso hacia la situación mas cachonda.

En ese momento en ese cuarto de hotel yo era el objeto de ellos dos. Repito ella me estaba mamando el culo con largos y húmedos lengüetazos que subían y bajan metiendo un grueso vibrador hasta el fondo de mi vagina y al otro yo le chupaba la verga que chocaba inmisericorde en mi garganta..

De pronto en medio de tanta excitación, alcance a escuchar la puerta, se trataba de un hombre más......por los gestos de mis acompañantes pude darme cuenta de que eso realmente no lo esperaban. Y él, que se encontraba sentado en el sillón disfrutando de mi mamada, preguntó: y este quién es?

El nuevo visitante se presentó diciendo: solo vine a disfrutar a la putita esta, le gusta la verga y el sexo rudo por eso me invitó a venir, quiere que le llenemos los agujeros de leche

Yo continúe en lo que estaba y la mujer que me daba gusto con el consolador lo insertó de un solo empujón en el culo, arrancándome un grito de dolor, el tiempo que me tiraba del cabello diciéndome: calla puta bien que te encanta sentirte llena de verga

En ese momento que ella me penetraba con todas sus fuerzas usando el gran consolador, giré mi cabeza hacia los otros dos que estaban parados frente a mi desnudos y con sus vergas bien paradas......pude oler su excitación por la escena que estábamos viviendo los 4.

Fue entonces que ella se puso en cuatro pidiéndole al nuevo visitante que se la metiera, este no pudiendo aguantar más la excitación la penetró de un solo movimiento de cadera nalgueándola violentamente y pellizcando fuertemente sus nalgas blancas. Mientras yo me masturbaba viendo a mi amante cabalgar a otra y muriendo de envidia por no ser yo la que recibiera semejante verga, aun teniendo una bien metida en la boca asfixiándome y provocándome arcadas al chocar con mi campanilla.

Mi amante queriendo cumplir una vieja fantasía toma mi cabello obligándome a hundir mi cara en la entrepierna chorreante de la mujer, inundando mi boca con sus jugos pegajosos, un par de cachetadas bastaron para poner mi lengua a trabajar, las manos de ella aferradas a mi cabello marcaban el ritmo, mientras su verga ahora ocupaba mi culo ya abierto, era una muñeca de placer en sus manos, me usaban a su antojo, sintiéndose libres de castigar mi cuerpo ante la menor falta.

Me jalaba ella de los cabellos con gran excitación, otro me agarraba con mucha dureza las nalgas, tanto que ya tenía sus dedos marcados. Y el otro estaba sentado usando la boca de ella, i has tenido la duda de la existencia de un circulo perfecto sin duda era ese, todos sintiendo placer y morbo ante esa extraña situación en que solo los gemidos eran audibles.

Así estuvimos un poco más. Hasta que ella cansada de mi lengua pidió descanso retirándose un momento a observar. Llego el momento que ambos me usaran, mi amante me metió de un sentón su verga en mi panocha ya mojadisima y comencé a darme duro me encantaba sentir esa verga tan gruesa Cada que subía y bajaba me agarraba mis tetas con gran fuerza, mientras el otro ensalivaba bien su verga para meterla en mi culo ya adolorido, los tres nos movíamos al mismo ritmo con la piel completamente bañada en sudor, mis piernas temblaban indicando que estaba a punto de tener un gran orgasmo

Y fue ahí cuando ella se paró frente a mi cacheteándome y escupiéndome diciéndome lo puta que era al tiempo que tomaba mi cabello preguntándome si me gustaba sentirme tan llena de verga en ese instante a todo contestaba que sí, tanta era mi excitación que pedía a gritos que me dieran más, que no me la sacaran, mis dedos entraban y salían de su panocha mojada ,ella también quería sentirse llena, pero yo no estaba dispuesta a permitir que me la sacaran sin antes dejarme llena de leche.

Los tres me estaban usando sin parar. El que me cogía la vagina cambió de posición poniendo mis piernas sobre sus hombros dejando a mi amante libre para que se la metiera a ella, me decía obscenidades mientras me daba bofetadas, diciéndome que desde hacía mucho me imaginaba así rendida a sus caprichos.

Yo seguía dejándome llenar de verga, al fin sabía que para eso estaba ahí, sin embargo al último momento decidió llenar mi boca con su semen, se levantó para dirigirse a la cama a descansar un rato dejándome ahí como muñeca tirada en el piso jadeante y chorreando.

La escuchaba a ella gritando de placer al ser cogida por el culo mientras sus dedos sobaban su clítoris cada vez más rápido, y entendí que estaba a punto de terminar con un gran orgasmo, me acerqué y me coloqué bajo ella poniendo sus piernas una a cada lado de mi cabeza cambiando sus dedos por mi lengua y es que a mí me encanta mamar, tragué sus jugos que caían interminablemente, sentí como se erizó de placer y como su vagina se contaría con esos deliciosos espasmos, unas gotas blanquecinas corrieron por sus piernas cuando él sacó su verga de entre sus nalgas, sin duda una buena corrida.

Los tres nos recostamos un rato sobre la alfombra acariciando nuestros cuerpos, en el momento perfecto de la relajación ya acariciaba un pecho cálido y sedoso, ahora acariciaba una pierna dura y bien formada, sin duda la perfección del momento y un contraste exacto entre lo sensual y lo perverso.
La noche aún no terminaba y ya nos alistábamos para el segundo asalto

Por turnos me siguieron penetrando ya en la cama o en la alfombra, uno me tenía encima de él y otro cogida por atrás. Me sentía muy caliente con 2 vergas adentro y una panocha en la boca, una noche de sexo intenso apenas comenzaba.

Ruby


Citar
nyctidromus
(@nyctidromus)
Miembro Avanzado Autor
7640 Créditos
Registrado: hace 1 año
Respuestas: 203
 

buen relato 

scripsit nyctidromus

sanguine et pulvis


ResponderCitar
Lampolux2703
(@lampolux2703)
Nuevo Miembro Registrado / Lector
62 Créditos
Registrado: hace 1 año
Respuestas: 1
 

Exelente relato. Felicitaciones y Gracias por compartirlo con los lectores.


ResponderCitar
viajero56
(@viajero56)
Miembro Creciente Registrado / Lector
515 Créditos
Registrado: hace 3 meses
Respuestas: 28
 

Como ya comentaron, un excelente relato, lastima que no pude participar... espero uno mas y así de exitante.


ResponderCitar
Compartir: