Alivio de pastores
 
Compartir:
Notificaciones
Vaciar todo

Alivio de pastores

1 Respuestas
1 Usuarios/as
0 Reactions
158 Visitas
Alexa Caves
(@alexa-caves)
Miembro iniciado Autor
Registrado: hace 5 años
Respuestas: 4
Topic starter  

Alivio

Imaginemos que hay un programa en el Clero que se llama Alivio o Relief en Inglés, se trata de señoras que están allegadas a mi centro religioso y que se ofrecen para ir a visitar a los ministros para hacerlos descansar de sus deseos sexuales, todos sabemos que al final de cuentas son hombres con deseos igual que todos los demás, también sabemos que las chicas y sobre todo las señoras se acercan a ellos con intenciones no muy sanas, y para que puedan satisfacer sus deseos las señoras se ofrecen a visitarlos en sus casas para hacerlos descansar de sus deseos, hay siempre una persona que las engancha para que se apunten en ese programa. Contaré mis experiencias en ese programa sin afán de lastimar a nadie o que alguien se sienta ofendido. Es es sólo una fantasía, todo lo que contaré es obra de mi imaginación.

Empezaré por describirme, hola me llamo Alexa soy una chica de 35 años que ha pasado mucho de su tiempo allegada a mi centro de religión, he visto pasar muchos pastores muy guapos y jóvenes y siempre he imaginado que tienen deseos sexuales y fantasías con chicas y señoras como yo, eso siempre me ha excitado muchísimo. Mi cuerpo es el de una chica de 40 años, aunque me mantengo en buena forma sexual, gracias a que tengo relaciones sexuales cotidianas con mi esposo. Siempre me ha gustado vestir sexy y provocativa, aunque para ir al centro religioso me he visto más recatada. Es como si tuviera una doble vida, trabajo para un empresario del ramo de las ferreterías y él siempre me pide vestir muy sexy en su oficina, tengo una relación con mi jefe, pero esa será otra historia.

Cecy que es la chica que maneja el programa en mi parroquia se dio cuenta de mi doble vida y una vez me invitó a pertenecer al programa, me extrañó muchísimo que me invitara, pero ella me dijo que sabía que llevaba una vida sexual activa y que me consideraba apta para ese trabajo. Me explicó que consistía en visitar a los pastores y tener relaciones sexuales con ellos para bajar sus deseos de hombres.

Experiencia 1, San Ignacio

Bien basta de rollos vamos a empezar con esta experiencia, ese día Cecy me dijo que tenía que ir a San Ignacio, nunca nos dicen a quién debemos visitar, sólo tenemos que llegar allí preparadas para todo, normalmente llevo baby doll y tanga, también llevo lubricantes y aceites para dar masaje, hay algunas veces que llevo algunos juguetitos sexuales porque no sé cuáles sean los deseos sexuales de los hombres que voy a visitar, llegué y entré por una puerta especial detrás de la casa, hoy normalmente llegó a la recámara y me quitó mi ropa casual, me pongo la tanga y el baby doll y  espero acostada en la cama a que llegue la persona que voy a atender, esta vez el personaje se llama P. Eduardo, para fines del relato le llamaremos Lalo, lalo es un hombre de 40 años que se mantiene delgado y bastante jovial, se nota que es una persona alegre y muy simpático, me pidió que no me desnudara que lo esperara con mi ropa casual, entonces tuve que vestirme con mi ropa casual que llevaba, me pidió que nos sentáramos a conversar un poco, sacó una botella de vino y dos copas y empezamos a brindar, él me dijo que estaba muy feliz con ese programa y que me agradecía mucho la visita, ya con algunos tragos me empezó a contar como las chicas y sobre todo las señoras se le insinuaban todo el tiempo, que siempre le dicen cosas en doble sentido pero él hace como que no entiende, sin embargo en las noches llega a su casa a masturbarse pensando en todas esas insinuaciones.

Entonces ya tomados le dije -- ¿así es como se te insinúan? – Entonces me levanté un poco la falda para que viera mis piernas y me desabotoné la blusa mostrando más mi escote, --sí así más o menos --- me contestó.  Entonces se acercó me tocó las piernas y me acarició el cuello y los pechos le toqué las piernas subiendo a su entrepierna y él metió su mano por debajo de mi falda hasta la tanga, la recorrió a un lado y tocó mis labios vaginales que ya estaban húmedos y su caricia fue más allá, estaba metiendo sus dedos dentro de mi coño y yo tocaba su verga por encima del pantalón, me empezó a besar sin sacar sus dedos y yo le abrí la portañuela acariciando su verga por sobre el bóxer, me jaló la falda hacia abajo y quedé solo con la tanga, se agachó a besarme las piernas y las abrió al máximo, con su lengua me tocaba los labios y clítoris, me estaba excitando mucho¡ Ya gemíamos los dos como locos!! Yo me acosté en el sillón y él seguía con su lengua en mi vagina, la abría para entrar más profundo yo gemía de excitación y le tomaba de la cabeza para que fuera más profunda la caricia, así estuvo un buen rato ensalivando mi coño y metía sus dedos hasta dentro, me tenía toda mojada y excitada, de pronto se levantó y se quitó la ropa, está delgado y su verga estaba totalmente parada, me quité la blusa y el brasier, él me ordenó que se la chupara, me puso la verga en la boca y se la mamé, la metí en mi boca y me jalaba la cabeza para que me la comiera toda, estaba muy grande y gruesa y no me cabía en la boca, la tiene más grande que la de mi esposo y no estaba acostumbrada a esas dimensiones, me ordenaba que me la comiera toda y yo hacía lo posible pero no entraba en mi boca, tan solo podía meterme la mitad, su cabeza era enorme y entraba en mi garganta y me hacía entrar en espasmos de vómito, pero los controlaba, sacaba su verga llena de saliva y la volvía a meter hasta donde yo podía tragarla, me jalaba los cabello diciéndome:  ---cómete mi verga perra!!--  Yo la tomaba con ambas manos jalándola del tronco y masajeaba sus grandes huevos colgantes, en verdad era un gran macho lleno de vitalidad sexual!! No podía creer que era un hombre religioso, con tantas palabras soeces que me decía y por cómo disfrutaba el sexo, no era para un célibe jajaja. Esas ideas fluían en mi cabeza, pero mejor me concentré en mi cuerpo y lo que estaba sintiendo, estaba cogiendo con un verdadero macho independiente de lo que era en su vida diaria.

Sigamos! Basta de reflexiones, Lalo se puso tenso y empezó a gemir más fuerte, sentí que un orgasmo estaba por llegar y me saqué su miembro de mi boca, lo acaricié lentamente para que no se corriera todavía quería explotar al máximo ese momento de lujuria sin freno, se recostó en la cama y yo lo seguí, me ordenó que siguiera mamando su verga, me coloqué entre sus piernas y se la empecé a tocar primero suavemente después aceleré un poco el ritmo le tocaba toda su longitud y le daba masajes en los huevos él me gritaba que siguiera con ese ritmo, sí estuvimos un rato delicioso que se notaba que lo disfrutaba mucho, después me ordenó que me sentara en su verga, así lo hice y la empecé a meter poco a poco en mi coño depilado, iba entrando poco a poco y yo adaptándome a su grosor a mucho y yo gritaba como perra en celo, empecé a cabalgarlo subía y bajaba para que pudiera entrar más dentro de mi vagina, mientras lalo me tomaba de los pechos y me los apretaba, me mordía los pezones y eso me prendía mucho más, mis pechos son una zona muy sensible de mi cuerpo. Yo no cabalgaba rápidamente tratando me encontrar el movimiento donde su verga tocara mi punto G, lo encontré arqueando mi cuerpo un poco hacia adelante y seguí con ese movimiento de manera constante y vigorosa, lo que me hizo tener un gran orgasmo, bañé su verga con mis jugos mientras él me daba de nalgadas fuertemente y con la otra mano seguía apretaba mis pezones, moviéndome y tuve otro orgasmo enseguida, Lalo me estaba dando una gran cogida, las mejores que he sentido en estos años. Así estuvimos moviéndonos de manera frenética hasta que él no pudo soportarlo y se vino abundantemente dentro de mi coño. Me recosté con él en la cama y seguí acariciando su verga y dándonos besos, mientras él seguía jugando con mis pezones erguidos de los orgasmos recién disfrutados, me ensalivaba la mano para seguir acariciando sus huevos y su pene fantástico yo no quería que esa tarde terminara tan rápido, su verga reaccionó a mis caricias y se  le puso gruesa de nuevo y me ordenó mamarla de nuevo, debo decir que mamarla es mi especialidad lo hago con mucha precisión en los puntos donde sé exactamente que les encanta, por eso me gustó que me ordenara eso, sabía que habría más para mí, una vez que estuvo dura de nuevo me dijo que me pusiera en cuatro o la posición de perrito, lo hice rápidamente, me lubriqué un poco mi vagina y ano, abrí mis piernas y levanté el culo, Lalo se solazaba con la vista que le daba de mis nalgas y culo y empezó a balbucear cosas que no entendí pero reflejaban el grado de deseo que sentía en ese momento, jugaba con la punta de su pene en mis hoyitos como eligiendo en cual meterla, mis dos hoyos estaban a su merced, de pronto la sentí en la vagina y poco a poco entraba en toda su dimensión, la sentí raspando mis paredes internas y distendiendo mis labios, una vez adentro la empezó a sacar lentamente y va de nuevo hasta adentro, me sentía llena de carne caliente y dura, me empecé a mover en círculos tratando de darle más placer, él me pegaba en las nalgas y me jalaba de las caderas tratando de hundir su carne caliente más adentro de mi cosita, se movía de manera frenética dándome un gran placer, tanto que tuve mi tercer orgasmo ahí mismo, me temblaron las piernas y sentí mis fluidos brotar como manantiales de mi vagina, me escurrían por las piernas y bañaban su verga caliente. Yo seguía moviéndome y él hacía lo posible por no correrse dentro de mi coño, dejó su verga dentro todavía dura dentro de mi coño para que yo terminara de tener ese maravilloso orgasmo, una vez que deje de temblar el saco su pene y lo colocó en la entrada de mi culo, el cual estaba bien lubricado permitiéndole la entrada casi de un solo empujón, sentí que me removía las entrañas con su gran verga, inició el mete y saque primero lento y después con una gran furia, me daba de nalgadas y rugía con cada empellón hasta que no pudo más y terminó con una abundante venida, hoy sacó su verga todavía dura y me ordenó qué se la mamara para que le sacara hasta la última gota de su semen, yo me moví rápidamente y me puse a chuparle la verga hasta dejarla seca. La seguía masajeando y se va poniendo flácida en mis manos y en mi boca.

Fue un polvo sensacional que los dos disfrutamos de una manera increíble, entiendo que por sus actividades no tiene muchas maneras de descargar sus deseos en alguna mujer hoy por eso entiendo sus movimientos frenéticos y descontrolados, hoy sus grandes ganas de follar, nos recostamos de nuevo en la cama y estuvimos conversando un poco hasta que nos terminamos la botella de vino.

Lalo se levantó y me pidió que me masturbara frente a él, lo hice con mis dedos y él no perdía detalle de mis movimientos, se masajeaba el pene al verme y me gritaba de cosas tales como dale puta!, ¡dale zorra más fuerte! Terminé en mis dedos con el cuarto orgasmo de la tarde.

Se metió al pequeño baño de la habitación y se dio una ducha rápida, le toqué la puerta y le pedí que me deje acompañarlo, me abrió la puerta y entré a bañarme con él, yo le ayudé a enjabonarse la espalda y por supuesto lavé su verga ya flácida pero hermosa, su virilidad me encantaba, él me lavó con gran cuidado todo mi cuerpo poniendo especial atención en mis tetas y en mi vagina, por un momento me incliné a besarle su miembro viril y le permití que enjabonara muy bien mi culo.

Se vistió rápido y salió a una reunión, yo salí por la puerta trasera.

 


   
Citar
Compartir:

Descubre
Relatos Eróticos Relatos Eróticos Relatos Eróticos Relatos Eróticos Relatos Eróticos Relatos Eróticos Relatos Eróticos