Princesas en el Cru...
 
Notificaciones
Vaciar todo

Princesas en el Crucero (Introducción)


DarkClaw
(@darkclaw)
Miembro Activo Autor
1033 Créditos
Registrado: hace 1 año
Respuestas: 11
Topic starter  

Will Doe era un hipnotista caído en desgracia, sus negocios habían fracasado y se había visto forzado por su situación económica a aceptar un trabajo mal pagado como hipnotizador en un espectáculo de cruceros económicos. Sin embargo para él no era tan malo, viajaba con gastos pagados y podía pagar sus cuentas, además tenia la ventaja de poder usar su don con algunas de las huéspedes del crucero así como con algunas chicas universitarias miembros de la tripulación.

Su última adquisición había sido una huésped del crucero de bella piel morena, apenas la había visto subir empezó a maquinar su plan y tuvo su oportunidad en uno de los bares. solo necesito llamar su atención mientras bebía una margarita y clavo su mirada profunda en ella. la chica no se resistió cuando la "invito" a ir a su camarote. 

Estando en la intimidad de su camarote, Doe saco de un baúl un disfraz de Jasmine, la princesa de Aladino, la película de Disney. Will tenia un fetiche con las princesas de Disney y otros personajes de la comics y películas animadas. y usaba a sus marionetas esclavas no solo para satisfacer sus instintos sexuales sino sus fantasías eróticas y su particular fetiche. Hizo que la chica se desnudara completamente y de forma lenta frente a él y después le ordeno vestirse con el cosplay, le quedaba perfecto.

-Desde ahora hasta el final del crucero solo responderás a Príncesa Jizzmine. Cuando estés en público, actuarás como la princesa Jasmine, excepto por dos cosas. Uno: mantendrás un vibrador a control remoto en uno de tus agujeros hasta que regrese a la cabina. Dos: si puedes encontrar otras mujeres que se parezcan a otras princesas de Disney, intent... no, no lo intentes, HAZLO: vas a convencerlas para que vengan a mí. De esa forma, puedes tener algo de compañía. ¿Entiendes Jizzmine?

-Sí, sultán. Acabo de ver a una preciosa pelirroja en cubierta y una linda chica china que se parecen a Ariel y Mulan. Los llevaré a su cabina, Sultán.

-¡Excelente! Hace un momento vi a dos hermanas rubias que serían perfectas como La Cenicienta y La Bella Durmiente. Y creo que vi a una chica latina que sería muy buena para Chel...

-Pero Sultan, Chel no es una princesa de Disney... Te ruego que me perdones, Sultan

-¿Qué? ¿estás seguro Jizzmine?

-Ella podría ser Pocahontas o Kida

-¿Quién Demonios es Kida? ¡Como sea! tráemela de todos modos. Veré qué hacer con ella. Pero primero tráeme la pelirroja y la china. Podrían ayudarte con las hermanas rubias y Chel/Pocahontas.

-Sí, sultán.

-Bien. Cuando todos estemos en tu cabina, con gusto satisfarán todas mis necesidades.

-Por supuesto, Sultán.

-¡Despierta!

-¡Buenas tardes Sultán! -la mirada de la chica recupero su vitalidad natural- ¿Puedo hacer algo para mejorar tu día?

-Bueno, estoy un poco aburrido.

-¡No podemos aceptar eso! Déjame mostrarte lo bien que una princesa puede complacer.

Al instante la chica se acercó a Will de forma sensual, y arrodillándose ante su amo, saco la verga de su pantalón y se puso a chuparlo con maestría. 

Will Doe supo que había hecho una buena elección cuando al eyacular en su boca la chica no se apartó sino que trago cada gota de semen sin que su amo se lo ordenara.

 

Continuara...


Citar
Etiquetas del relato
Compartir: