Marce, una puta en ...
 
Notificaciones
Vaciar todo

Marce, una puta en autobús

2 Respuestas
2 Usuarios/as
0 Likes
272 Visitas
Marce228
(@marce228)
Nuevo miembro
Registrado: hace 1 año
Respuestas: 1
Topic starter  

Hola a todos, antes de comenzar el siguiente relato quería comentar que gracias a sus comentarios y a sus sugerencias es que relataré lo siguiente, Marce en verdad se pone muy caliente mientras le ordeno leerme los correos en voz alta y a mí me encanta verla tan caliente, pero algunas de sus sugerencias fueron subir un poco el nivel de morbo… hacerla aún más putita y hacerla más obediente… así que espero que les guste y nos sigan mandando muchos correos.

 

Como Marce les contó en relatos anteriores, subimos un poco el nivel de calentura al hacerla mostrarse por Webcam, otras veces, ella mostraba su boquita y sus tetas mientras chupaba sus dedos mirando en la pantalla una verga desconocida o le ordenaba jugar solita mientras yo miraba, haciéndola acabar varias veces antes de empezar a cogérmela, esto fue haciendo que ella cada vez se calentará más mientras veía penes duros por ella, al principio me decía que solo le gustaba ser vista… Después decía que también le gustaba ver, e incluso se volvió exigente al momento de buscar algún pajero mirón para ella, buscaba los de penes más grandes y duros… Después me decía que le encantaba ver como sacaban semen por ella, ver como los calentaba, eso hacía que en cuanto tuviera una cámara enfrente se mojará aún más de lo normal… Después mientras la veían y yo la cogía me dijo que le gustaría ver a varios tipos en persona masturbarse mientras ella se tocaba o yo la cogía, pero que no se dejaría tocar por nadie y ella tampoco los tocaría… Después de eso, decía que dejarían que acabaran sobre ella, o en su boca, aún sin ser tocada o ella tocarlos… Así fue subiendo poco a poco su deseo… Hasta que aceptó que le calentaba mucho la idea de ser cogida y usada muy duro por varios, dejándose coger por todos y comiéndose el semen de todos o recibiéndolo en todos sus hoyitos…

 

Todo esto quedó en un rico deseo y fantasía de varías cogidas usando sus juguetes para llenarla y hacerla sentir usada y abusada, ya que a ella le encanta ser atada con las piernas abiertas, dejando su vagina expuesta para que la use como yo quiera…

 

Seguimos así algo de tiempo, disfrutamos delicioso todas las veces que cogimos de esa manera y siempre jugando a algo nuevo, descubriendo lo putita que es y lo mucho que le gusta poner vergas duras y lo deseosa que esta de ellas…

La verdad es que por el trabajo ambos siempre estamos ocupados y saturados, pero tenemos la ventaja de poder acomodar nuestros tiempos para darnos nuestras escapadas a algún lugar, el caso es que nos organizamos para poder viajar a la playa toda una semana, como no somos de estar saturados de personas y gente, decidimos hacerlo en época que no fuera de vacaciones y viajar entre semana para evitar el caos y simplemente relajarnos un poco, por cuestión de gastos, tiempo y cansancio decidimos viajar en autobús…

 

Llegamos a la central de Autobuses, todo normal, Marce es una morena que se mata en el gimnasio, tiene unas piernas y un culito delicioso, y sus tetas aunque pequeñas son riquísimas, con unos pezones que se ponen duros en cuanto se calienta, ella llevaba un leggin negro, normal, un top que dejaba su abdomen marcadito descubierto debajo no llevaba brasier, y bajo el leggin solo una tanga pequeña color rojo… llegamos a la central y esperábamos el autobús, era bastante temprano y al ser una fecha tan tranquila la verdad es que había poca gente en la central, más en un viaje a la playa, cosa que al principio nos emocionó bastante, mientras esperábamos, Marce me dijo que iría al baño, yo me quedé esperando, en cuanto ella se levantó escuché a dos tipos decir “Mira ese culito” yo volteé a ver quién había sido, eran dos tipos, más bien señores, alrededor de 50 años, uno de ellos bajito y llenito, el otro más bien alto y ni gordo ni flaco aunque con panza muy moreno… Los miré como diciendo “¿Qué miran cabrones?” y ellos de inmediato miraron para otro lado, así que mi mirada se quedó fija en ellos, yo soy alto (1.80 cm) y fornido, de espalda muy ancha por lo que me miro más imponente… en eso el más alto levanta y le dice al otro que irá al baño, el que se quedó me miraba de reojo, por lo que mi mirada seguía en él, para que no volteará cuando mi novia saliera del baño; pero mientras yo no miraba el otro iba pasando al baño cuando mi novia iba saliendo, y el viejo ese le dijo “que rico culito tienes putita”, mi novia no volteó a verlo ni respondió, pero mientras caminaba de regreso a donde yo estaba sentado sacó aún más su culito y lo movió, el tipo esperó hasta que ella se sentara a mi lado para meterse al baño.

 

Cuando Marce se sentó inmediatamente me dio un beso muy ardiente, y me dijo al oído: - No puedo esperar a llegar al hotel y sentir tu rico pene dentro… - Yo solo sonreí y la besé.

Cuando por fin subimos al bus, la verdad es que iba solo, hasta delante iban unas 5 o 6 personas, nosotros elegimos asientos de la parte de en medio, o sorpresa cuando los de los asientos de al lado eran los viejos que habían visto el culo de Marce… Era un viaje de Aproximadamente 6 horas, así que yo me quedé en el pasillo y ella al lado de la ventanilla, Marce se iba quedando dormida, pero en eso me dieron ganas de ir al baño, cuando regresaba, vi que Marce se había cambiado de lado, ella estaba sentada en el pasillo, y cuando le dije que se recorriera, me pidió ir en el pasillo, según ella “ le estaba dando frio por ir pegada a la ventana, así que la dejé, aunque por la forma que me besó supuse que sus intenciones eran otras.

 

Comenzamos a besarnos, ella se recargó de modo que me miraba de frente pero dejaba sus nalgas casi en el apoya brazos del asiento, yo empecé a jugar con sus tetitas y llevé mi otra mano a su culito, apretándolo bien y jalando su leggin para que se transparentará la tanga, aunque no creo que se viera mucho en la oscuridad del bus, tomé a Marce por el cuello, mientras ella no dejaba de menear su culo sobre el apoya brazos, y le dije: - ¿Estás muy caliente verdad putita? ¿Quieres enseñarles el culo a esos viejos? ¿O quieres que te cojan como la puta que eres? – Ella me miró con su cara totalmente roja y gimiendo bajito respondió: - Lo que tú me ordenes y me dejes hacer mi amor.

 

Siempre que veo así a Marce la verdad es que pierdo la cabeza de caliente, aunque soy muy celoso y posesivo, en ese momento no pensé más, y le dije: - Vamos a ver qué tan putita te pones mientras te miran el culito en vivo. – saqué mi pene del pantalón y la agaché para que me lo empezará a chupar, la verdad es que estaba hambrienta de verga porque de inmediato se lo comió hasta el fondo, se ahogaba ella solita, yo con una mano sujetaba su cabeza y con la otra, comencé a jugar con su culito, los viejos no perdían detalle, de todo, se miraban muy calientes, así que le hice la seña al que estaba más cerca como de “adelante, tócalo” Era el viejo más bajito y regordete, el estiró su mano y alcanzó el culo de mi novia, ella seguía mamando, pensando que era yo el que jugaba con su culito, pero entonces el viejo bajó su leggin, ella quiso voltear, no sé si para ver la cara de los viejos o para evitar enseñar su culo, pero yo sujeté fuerte su cabeza para que no dejará de mamar, ella por lo caliente que estaba siguió mamando, el viejo hizo de lado su tanga y empezó a meter sus dedos, con mucha velocidad y fuerza, Marce ya gemía ahogadamente por mi verga que estaba hasta el fondo, entonces la jalé del cabello y le dije: ¿te gustaría ser cogida por esos viejos putita? – ella muy caliente me miraba sonrojada con su boca abierta aún tenía metidos por lo menos dos dedos en su empapada vagina y me dijo: - Sí me encantaría, estoy muy caliente, ¿dejarías que ellos me cogieran?

 

Yo no respondí, solo la hice levantarse y le dije al viejo que se sentará dónde iba Marce, el viejo entendió de inmediato, cuando se sentó ya tenía su verga de fuera, la verdad era pequeña, pero Marce se sentó de inmediato en ella, mientras yo la besaba y jugaba con sus tetitas que ya estaban al aire. Ella brincaba y se movía sobre el viejo, que de lo caliente que estaba no duró demasiado y acabó como a los 10 minutos…

Marce me miraba muy caliente, pero en cuanto se levantó el primero el segundo viejo el más alto un poco más bajo que yo (1.75 quizá) se sentó, esté tenía un pene más largo que el mío, Marce lo vio y su reacción fue de una total putita, se empezó a meter los dedos en su vagina, los sacaba llenos de su flujo y el semen del otro viejo y los chupaba, el viejo la tomo de la cintura y de nuevo estaba sentada en una verga, aunque esta si era bastante grande, quizá dos manos completas o un poco más, Marce comenzó a gemir más fuerte, por lo que me levanté de mi asiento y poniéndome frente a ella, le metí mi pene en su boca, ella mamaba intensamente mientras saltaba sobre el viejo, el viejo se chupó dos dedos, los mojó bien y se los metió en el culo a Marce, ella apretó tanto para no gemir, que casi me muerde la verga, en eso el tipo le dice: - Que rico culito tienes putita, me encantaría dejarlo bien abierto con mi verga. - Marce solo podía gemir ahogadamente y en eso el viejo mientras violaba su culo con sus dedos y supongo por lo apretada de su vagina después de haber acabado tantas veces, empezó a llenarla de semen, yo al ver eso también empecé a llenarle su boquita.

 

El tipo se fue a su lugar sonriendo, yo también me tiré en mío con una sonrisa igual, y Marce se fue al baño a limpiar, cuando bajamos del bus, el viejo más alto me dijo que si estaríamos allí unos días sería bueno encontrarnos, no le respondí, solo agarré las maletas y nos fuimos.

 

Pero la cosa realmente no terminaría allí, vaya que ese viaje sacaría lo putita de Marce. En los siguientes relatos contaré como Marce cada vez acepta ser cogida aún más… Por favor valoren nuestros relatos, comenten y envíen sus correos, eso nos motiva a seguir contando nuestras aventuras y deseos…


   
Citar
Etiquetas del relato
viajero56
(@viajero56)
Miembro Activo
Registrado: hace 9 meses
Respuestas: 55
 

Que buena amante la que tienes, espero mas relatos como este.


   
ResponderCitar
Compartir: