Por unos zapatos me...
 
Compartir:
Notificaciones
Vaciar todo

Por unos zapatos me dejo coger por unos militares II.

3 Respuestas
2 Usuarios/as
2 Me gustas
49 Visitas
(@danisampedro91)
Miembro Súper Activo Autor
Registrado: hace 5 años
Respuestas: 429
Topic starter  

   Este es un relato de Carlos Alberto, cuando esto sucedió, contaba con 14 años, a esa edad era ya todo un putito experimentado, ya lo habían desculado muchas veces, ya su culito estaba acostumbrado a tragarse vergas de buen tamaño.

 

 

Esta es la segunda parte con los Militares la cual fue aún más intensa y morbosa.

 

    Al llegar a la sala vi tremendo espectáculo, los otros 4 con la verga parada esperando a ver por quien me decidía.

    Ven carajito, siéntate en el mío, quiero ver la sorpresa que tiene el soldado.

    Me acerqué y agarre el miembro, me iba a sentar de espalda y el sargento dijo: No carajito, de frente, quiero ver cómo gozas.

   Obedecí, entrándome   por completo aquella verga por el culo. Entró de una ya que estaba muy dilatado con la cogida que me dio el negro cabezón.

    ¡Bufff! Le entró toda, lo dejaste abierto soldado, Tenías razón negro, este carajito aguanta verga que jode.

 

   comencé a moverme cómo sé que les gusta a los hombres y así sentir más intensamente la follada. De repente el negro le dijo al sargento:

   Abrácelo fuerte jefe para que sepa cuál es la sorpresa, este carajito es muy complaciente.

   El negro se puso atrás y comenzó a meter su gran pene junto al del sargento, haciéndome gritar.

   ¡Ayyy me duele señor!

 

    Tranquilo carajito, sé que te duele. Solo es al principio, luego ya sabes que te va a gustar.

 

    Los otros soldados al verme chillar dijeron:

    Joder le vas a romper el culo curso.

    Tranquilo curso que el carajito tiene experiencia, en la playa lo cogimos así, al principio lloró, pero después que se acostumbró gemía de placer.

 

    Ambos comenzaron a moverse, el dolor era grande, pero sabía que al acostumbrarme gozaría como siempre cuando me metían dos penes a la vez. Mis primos siempre lo hacían, pero aun así dolía.

 

    Los otros dos dijeron: Queremos probar eso, nunca me ha pasado y quiero hacerlo, debe ser rico, lo vi en porno, pero con una mujer, pero nunca a un hombre y menos a un carajito.

 

    No paso mucho tiempo cuando empecé a gemir y retorcerme de gusto.

   Te gusta carajito, te gustan dos pollas en tu culito ¿eh?

   Siií, es rico, me duele, pero es rico.

 

   Este carajito es una caja de sorpresa decía el sargento, creo que sí que aguanta con toda la tropa, pero tengo una idea.

    Siguieron dándome por el culo cuando ambos pegaron un grito diciendo:    Te preñamos bebé, ¡bufff que culito sabroso! Ahí te va mi leche.

    Sentí los chorros, parecía que tenían tiempo sin botar leche. El negro me la sacó y me puso a limpiársela, lo hice con ganas con mi lengua y después me puse en 4 para lamer al sargento.  Mi culo quedo a la vista de todos, quienes dijeron:

   Joder lo tiene abierto, le está saliendo un poquito de sangre, se le ve todo adentro.

 

   Vamos bebé ahora nos toca a nosotros, queremos meterlo a la vez.

   Ya el morbo y la excitación me ganaban, me pare y me senté en el pene de otro de los soldados y le di mis sentones.

 

    ¡Ohhh que rico! Que rico chinga este carajito, mejor que una puta.

   El otro soldado que faltaba vino y empezó a meter su verga, me dolía un poco y ellos empezaron a moverse, haciéndome gemir.

 

    ¡Ohhh! ¡ooohhh! Sí, sí sí, quiero más, quiero más gritaba yo.

   Me siguieron dando por el culo, mientras al negro cabezón lo vi y nuevamente tenía su pene erecto, era el que más me gustaba, pero yo estaba allí para complacerlos a todos, era su putito, el culito a quien coger.

 

   Joder que rico es esto, nunca había cogido así, es bien sabroso.

 

   ¡Ahhh me vengo! Me vengo empezaba a gritar uno de los que me estaba dando por el culo.

    Sentí sus chorros mientras el otro, sacaba su polla de mi culito y me la puso en la boca, acabando en ella, tragándome su leche, aunque se me salió un poquito.

   Quedé en el piso y el negro cabezón me agarró la cara metiéndome su polla, follándome la boca, hasta que dijo: Coño carajito que complaciente eres, trágate mi leche. Lo que hice con muchas ganas, lo exprimí y le pasé la lengua, dejándole la polla limpia y reluciente.

 

    Pregunté la hora y me dijeron son las 4:20 chamito. Cónchale, señor, me tengo que ir, tengo hambre.

   tranquilo carajito, te daré para que comas pollo en la pollera de enfrente.

   Gracias, señor, me acerque al negro amigo y le dije: Señor y los zapatos que usted me dijo que me regalaría por venir para acá.

   Sargento, le va a regalar los zapatos al chamito, él nos cumplió y muy bien.

   Claro soldado, quiero que siga viniendo, este culito me encanto.

   Casi 5 horas y media teniendo sexo con esos militares, me dolía el culo, pero estaba satisfecho además que me regalarían los zapatos.

   Me fui a bañar y me lave rápido, entro el negro cabezón y me dijo: quiero verte otra vez, pero solos bebé. Yo también señor, pero si quiere el domingo, porque me duele el culito.

 

   De acuerdo, voy a pedir permiso y me esperas en el centro comercial donde te encontramos.

 

    Está bien señor. Se acercó y no le importó que había mamado y me beso rico. Salió y cuando me iba el sargento dijo: Antes de irte despídete de mí verga bebé. Se la sacó y le di un chupón, los demás hicieron lo mismo y a los 4 los complací.

    El sargento y los soldados se montaron en el carro y yo iba en el medio. En el trayecto, me metían mano y me hacían agarrarle sus pollas, yo feliz. Llegamos y le dijo al vendedor, dale unos zapatos del 37 al niño.

   Los negros con blancos Jordan, le dije al vendedor.

   Me alegré, por fin tendría los zapatos que me encantaban y todo gracias a mi cuerpo.

    Salimos y se despidieron, el negro cabezón me pico el ojo y con la mano me dijo que me esperaba a las 10.

   El sargento me dijo que lo visitara el lunes, que quería proponerme algo y le dije que sí que lo esperaba aquí mismo. Con el culito ardiendo pero feliz, me encantó el negro cabezón con quien cuadre.

 

Podéis escribirme o contactar en:

[email protected]

O podéis buscarme en Twitter, ahora X, buscando por:

@danisampedro91

 

 

 


   
morboso reaccionó
Citar
(@armansor)
Miembro iniciado Autor
Registrado: hace 11 meses
Respuestas: 12
 

esto se puso supeer rico espero que venga unas cuantas partes mas

Gracias 


   
ResponderCitar
(@danisampedro91)
Miembro Súper Activo Autor
Registrado: hace 5 años
Respuestas: 429
Topic starter  

@armansor gracias, alguno más sí hay.


   
armansor reaccionó
ResponderCitar
Compartir:

Descubre
Relatos Eróticos Relatos Eróticos Relatos Eróticos Relatos Eróticos Relatos Eróticos Relatos Eróticos Relatos Eróticos